El Departamento de Historia de la USACH a la Comunidad Nacional

28 Nov

Declaración publicada el 25 de noviembre en el sitio usachaldia.cl

La educación es un quehacer que afecta al conjunto de la sociedad.  Es un espacio donde se pone en común lo que sus integrantes estiman más valioso de su experiencia colectiva, y por tanto lo más digno de ser preservado y proyectado hacia el futuro.  También es un foro en el que se debate sobre los saberes, los valores y las opciones que deberían definirnos como comunidad.  Se trata, en suma, de una materia que nos involucra a todas y a todos, y en la que todas y todos tenemos el derecho y el deber de opinar.  Se trata, además, y por su propia relevancia, de una tarea que la sociedad encomienda a personas preparadas especialmente para conducirla: los profesores.  En consecuencia, cualquier decisión que la afecte profundamente debería a lo menos ser sometida al conocimiento y al parecer de quienes se verán directamente afectados: la comunidad nacional y el profesorado, incluyendo a las instancias donde éste se forma—las universidades.  En el caso de las reformas recientemente anunciadas por el gobierno, esto no ocurrió así.

Si bien coincidimos plenamente con que nuestros estudiantes deben adquirir habilidades relacionadas a las áreas de Lenguaje y Comunicación y Matemática, estamos en condiciones de afirmar que la Historia, las Ciencias Sociales y su aprendizaje reportan un alto sentido en la formación de los futuros ciudadanos de nuestro país. En concreto, es necesario recordar que estas disciplinas promueven una serie de habilidades y valores, que se relacionan tanto con sus contenidos como con las actividades que se pueden realizar en las aulas. Éstas desarrollan la capacidad de comprender la sociedad que nos rodea de forma crítica y reflexiva, permitiendo a los estudiantes situarse en la comunidad de manera activa y participativa. Ello se potencia con el desarrollo de habilidades de análisis, argumentación, redacción, exposición de ideas, y en general diversas habilidades comunicacionales, incluso aquellas relacionadas con la comprensión lectora. Así mismo, promueven la valoración de la democracia, de la identidad, de la diversidad y la tolerancia, así como el necesario respeto por los derechos humanos, contribuyendo a una formación integral de los estudiantes como sujetos que participarán en la construcción de nuestra sociedad presente y futura.

Detrás de estos anuncios de reforma se revela la disposición política de profundizar y extender un modelo de educación tecnocrático que privilegia la racionalidad instrumental por sobre la formación integral y crítica de los sujetos sociales, a la que colaboran la Historia, la Filosofía, las Ciencias Sociales, las Artes y las Humanidades.  Con ello se busca formar individuos meramente ejecutores, que rindan ajustadamente a indicadores estandarizados impuestos “desde arriba”.  De este modo, las chilenas y los chilenos sabremos cada vez menos de nosotros mismos, de nuestro pasado, y de nuestro lugar en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: