Gabriel Salazar y la reducción de horas de historia

28 Nov

Opinión de Gabriel Salazar, Premio Nacional de Historia 2006 y Profesor de la Universidad de Chile, publicada en The Clinic el 25 de noviembre.

Joaquín Lavín mencionó que este cambio se inspiraba en los modelos que existían en países de la OCDE, entre ellos Singapur, un ejemplo de país donde el sistema neoliberal es áltamente desarrollado y donde a los niños se les forma para ser empresarios con cero conciencia de su pasado. A Lavín le hace mucho honor esta suerte de política de lógica mercantil propia de la ingeniería comercial. El Ministro de Educación está restando por aquí para sumar por allá. Es desvestir a un santo para vestir a otro. Y en la práctica eso suma cero.

No tener clases de historia a los niños les significará desconocer la historia social de este país. Produce un daño considerable, porque coincide justo cuando la ciudadanía chilena reclama un mayor conocimiento de su historia social, de su propia historia como masa ciudadana para poder entender qué hacer ante un sistema político que no tiene confiabilidad suficiente. Por eso este tipo de acuerdos va en contra de la formación de un ciudadano soberano, más aún considerando que hoy el Estado está gobernado por el mercado.

La historia nos obliga a leer nuestra realidad y lo que verdaderamente somos, sobre todo si se toma en cuenta la realidad de los niños de los quintiles más pobres. La realidad que ellos viven es de tal naturaleza que no tiene mucho que ver con la realidad de los niños que viven en la OCDE. No hay ningún ramo o asignatura, ni ningún esfuerzo educacional, para que estos niños lean la realidad en que están insertos, donde existe un nivel altísimo de niños huachos y una enorme cantidad de padres que tienen trabajo precario y temporal donde ganan menos que el mínimo. Por lo tanto, los obliga a endeudarse con las casas comerciales. De ahí la alta tasas de neurosis que han registrado las últimas mediciones que se han hecho en Chile.

El niño vive una realidad que no lo acerca a estos contenidos que tratan de emular o calificar los mismos parámetros que la OCDE o Singapur, donde se les enseña todo el instrumental para tener emprendimiento individual y para ser pequeños o medianos empresarios. Les enseñan sólo a competir aún más. Naturalmente, en estos colegios que son centros especializados, como en Taiwan o Singapur, están tan internacionalizados que no les interesa la historia nacional y menos social. Seguramente, Lavín quiere parecerse a esos países eliminando la historia social. Aquí lo que necesitamos, con urgencia, es mostrar nuestra verdadera realidad.

Para mí una cosa es clara: haga lo que haga el Gobierno, la gente confiará en su propia memoria más que en los discursos públicos que vienen del Gobierno o de los partidos políticos. Es su propia memoria la que le dice “bueno, quedaste sin pega durante la dictadura, te mataron a tus parientes, te torturaron”. Es su propia memoria la que le dice que están para puros empleos precarios. En ese sentido, la historia donde los pueblos son los verdaderos protagonistas no va a desaparecer. Tal vez desaparezca del aula, pero no desaparecerá de la calle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: