Un importante logro que anima a seguir

22 ene

A dos meses del anuncio de la reducción de las horas de Historia, Geografía y Ciencias Sociales (HGCS), el MINEDUC ha echado pie atrás, señalando que mantendrá las cuatro horas del sector de aprendizaje Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

Se trata de un importante logro ciudadano que nos anima a valorar lo realizado hasta ahora y a seguir pendientes de la discusión nacional sobre la calidad de la educación que queremos y necesitamos como sociedad. No se trata de un logro exclusivo de los historiadores, profesores y estudiantes de HGCS, muchos de los cuales manifestaron públicamente su rechazo, si no que de la sociedad entera.

Es un logro de los muchos/as profesionales, artistas, apoderados, estudiantes universitarios y secundarios. Es un logro de la ciudadanía activa que manifestó en distintos lugares del país su preocupación por el errado rumbo del MINEDUC. Es un triunfo de la argumentación y el diálogo enfrentados al autoritarismo (recordemos que esto se trataba de un decreto, no de la ley) y la improvisación educativa de las autoridades. Es un triunfo de la transparencia.

Aunque se haya anunciado la restitución de las horas de HGCS, hay cosas que aún no están resueltas y nos preocupan. El actuar del MINEDUC frente al Consejo Nacional de Educación, organismo que terminó aprobando la reducción a pesar que todos los informes de especialistas recomendaban rechazar la medida. Esto es algo que debe clarificarse para restituir la confianza en este organismo, cuya principal misión es velar por la calidad y pertinencia de las propuestas curriculares nacidas del MINEDUC.

La restitución de las horas de HGCS aparece en los medios como un elemento de negociación política de la reforma educativa aprobada en el Parlamento[1]. Es importante recalcar que ha sido la presión ciudadana y la demanda de diálogo la que ha motivado revertir la medida. Contribuyeron a este logro las numerosas movilizaciones e iniciativas ciudadanas como las clases de historia en espacios públicos y la creación de un blog informativo. Ha contribuido también la insistente demanda de conocer y discutir los argumentos educativos del anuncio y la permanente voluntad de dialogo del Movimiento y otros actores sociales con el Ministro y los responsables de la Unidad de Curriculum y Evaluación del MINEDUC. Contribuyó también en forma decisiva, la interpelación pública al Consejo Nacional de Educación exigiendo transparentar los informes que desaconsejaron la medida. Todo esto ha servido para insistir y anunciar públicamente que la medida de reducir las horas de HGCS fue una improvisación que felizmente hoy se revierte.

No obstante, sigue siendo preocupante que el Ministro y el acuerdo parlamentario señalen públicamente que las horas de HGCS tendrán un “componente especial de formación ciudadana y educación cívica”. ¿Cuál será el sentido de ese componente especial?, ¿desconoce acaso el MINEDUC que el actual Marco Curricular ya lo contempla? Pues bien, hay que volver a insistir que la formación ciudadana YA ESTÁ EN EL MARCO CURRICULAR (A través de los OF-CMO) y que muchos/as profesores/as ya lo vienen trabajando desde hace años. Si se leen con atención los Objetivos Transversales de HGCS se verá como están perfectamente definidos en el Marco Curricular. La formación ciudadana se debe pensar como un aprendizaje vinculado a la problematización histórica y espacial y no como un componente aparte del sector de aprendizaje. De otra forma, se desdibuja su propósito educativo transformándose en lo que alguna vez conocimos como Educación Cívica sin ninguna incidencia en la formación ética y social de los/as jóvenes. Por tanto, será necesario que el MINEDUC aclare de qué se trata este “componente” y no cometa el error de presentar, tal como lo hicieron con los nuevos programas, una HGCS desvinculada de la formación ciudadana.

Finalmente, es urgente que el MINEDUC de señales públicas concretas sobre la restitución de las horas de HGCS, partiendo por eliminar lo antes posible de su página web la nueva propuesta de programas de HGCS, dada la confusión que genera entre profesores y sostenedores de colegios que hasta hoy no saben a que atenerse para planificar el año escolar 2011.

Quedan por clarificar también otros aspectos que incluyó la medida ministerial como la reducción de las horas de Educación Tecnológica y Consejo de Curso. Quedan pendientes cuestiones relativas al sentido que tiene esta reforma educativa. Tal y como se pudo apreciar con la desacertada medida, existe detrás de las nuevas políticas, un sentido de la educación que enfatiza la instrucción por sobre el valor educativo de la HGCS, limitadas por los estándares de medición. No hay que confundirse: la calidad de la educación está definida por el logro de los OF-CMO. El SIMCE mide solo un 40% del Marco Curricular. En ese sentido, nos preocupa que las condiciones del trabajo docente (horas para preparar clases y número de alumnos por sala, entre otros) no constituyan un punto central de la reforma tal como aconsejó la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Continuaremos atentos al debate que surja y aportaremos nuestros argumentos cuando sea necesario. Ha quedado demostrado que el dialogo y la discusión abierta es el camino a seguir para avanzar en la mejora de la calidad de educación chilena. Por ello, como Movimiento por la Historia, la Geografía y las Ciencias Sociales, seguiremos participando a través de diferentes iniciativas. Una fundamental es la realización de una Escuela Permanente de auto-formación y elaboración de propuestas en torno a la calidad de la enseñanza de la HGCS a realizarse durante el primer semestre del año 2011. La reducción de las horas ha develado numerosas inquietudes de estudiantes secundarios, universitarios, profesores de aula escolar y aulas universitarias. Como comunidad educativa nos proponemos analizar la realidad y los problemas de la enseñanza y el aprendizaje de la HGCS en el sistema escolar nacional, con el objetivo de proponer ideas creativas para el objetivo que nos interesa a todos: la calidad de la educación.

Agradecemos a todos/as quienes se sumaron a esta campaña y para este año 2011, la invitación es abierta a todos/as quienes quieran continuar aportando ideas y experiencias sobre los desafíos de calidad, equidad y pertinencia de la enseñanza de la HGCS.

Movimiento por la Historia, la Geografía y las Ciencias Sociales

Diputados UDI y RN se oponen a que se investigue proceder de Lavin ante el CNED

17 ene

A través de una nota aparecida hoy en el periódico electrónico El Tipógrafo nos enteramos que en la sesión de la Cámara de Diputados del día 12 de enero último, un grupo de 53 parlamentarios pidió que la Comisión de Educación de la Cámara averiguara “las actuaciones y procedimientos realizados por el Ministro de Educación y el Consejo Nacional de Educación que concluyeron con el acuerdo 113″ que aprobó la reducción de horas de historia, geografía y ciencias sociales. El asunto es grave ya que como informamos en este mismo blog, el Consejo Nacional de Educación aprobó la reducción a pesar de tener en su poder cinco informes de expertos que le recomendaban unánimemente rechazar el proyecto del MINEDUC. Las dudas que nacen ante esta situación son muchas, sin embargo, parlamentarios de la UDI y RN votaron en contra de la investigación.

Lea aqui los informes de los expertos que el CNED y el MINEDUC no tomaron en cuenta, y un artículo aparecido en CIPER sobre el asunto.

Lea aqui la solicitud presentada a la Cámara y rechazada por parlamentarios UDI y RN

Movimiento por la Historia, la Geografía y las Ciencias Sociales

El poder de la transparencia

16 ene

Es alentador ver como el Consejo para la Transparencia ha comenzado a prestar un efectivo servicio a la sociedad  y  que la legislación que se interesa en la materia se puede aplicar sin importar a quien alcance en su fiscalización. La renuncia del Ministro de Defensa es una prueba de que va resultando cada vez más difícil dar la espalda a la probidad y a la honestidad pública, con secretismos y datos reservados. Es una garantía importante para la población del país el saber que este nuevo tipo de institucionalidad cumple con sus funciones y objetivos sin contemplaciones con nadie, y por ello los ciudadanos y ciudadanas de Chile podemos estar contentos de contar con resguardos frente algunos peligros de los abusos del poder.

Esta misma normativa que vela por la transparencia nos ha permitido conocer importantes antecedentes sobre como el Consejo Nacional de Educación tomó la decisión de apoyar la solicitud del Ministerio de Educación de disminuir en un 25 % las horas de enseñanza de la historia, la geografía y las ciencias sociales, así como de tecnología. Es sorprendente revisar los informes de cinco evaluadores expertos que, con diversos argumentos, rechazan la medida promovida desde el ministerio de Lavín. En efecto los informes, que se han podido conocer en virtud del imperio de la ley de transparencia, dejan en evidencia la falta de fundamentos sólidos y serios de una medida tan trascendente que puede lesionar severamente la formación en las disciplinas que se ocupan de la historia y la memoria, el patrimonio y la identidad, la sustentabilidad  y la valoración de nuestro medio y sus recursos, la formación ciudadana y la participación democrática, la capacidad de comprender nuestra sociedad y cultura y las que conviven con ella.

Hasta hoy no existe una explicación medianamente atendible del por qué de esta medida curricular. Parece ser sólo un capricho del Ministro y su entorno, en alguna medida obsesionados con los indicadores de pruebas estandarizadas y rankings internacionales pues la única y precaria explicación ofrecida se refiere a la necesidad de contar con más horas para lenguaje y matemáticas aún a costa de otros sectores de aprendizaje. Quienes trabajaron seriamente elaborando informes fundados en argumentaciones explícitas y respaldadas en fuentes validamente establecidas se deben haber visto sorprendidos cuando, con un criterio que se relaciona con el poder y no con la autoridad, el ministro anunció el 17 de noviembre pasado la reducción de horas, señalando que se iniciaba una revolución en la educación nacional.

Afortunadamente existen los criterios de trasparencia que nos dan algunas garantías frente a los abusos y ofrecen la posibilidad a la sociedad, a  sus instituciones y a la ciudadanía entera de reaccionar frente a situaciones de peligro para  la igualdad  y el estado de derecho. Desde el mismo día del anuncio ministerial recién citado diversos grupos ciudadanos nos hemos manifestando no sólo en el rechazo de una medida que parece arbitraria sino también en la demanda de una explicación fundada de los motivos que impulsan al ministro a tomar una resolución que causará un grave daño a la formación de niños y jóvenes por mucho tiempo. Lo que hemos solicitado infructuosamente es un debate de ideas que de respuesta a la razón que está detrás de la disminución de horas y del giro de sentido del curriculum. Ha sido una espera vana pues el ministro no ha considerado seriamente esta demanda. Hace quince días se reunió con representantes de diversas corrientes y sensibilidades que rechazan la medida y pareció abierto al dialogo, aunque aún sin dar argumentos que sostengan la controvertida reducción de horas.

Hace pocas horas sin embargo el ministro habló de la restitución de las horas del sector de historia, geografía y ciencias sociales en el marco de las negociaciones para conseguir el respaldo político de la reforma educacional. El ministro, que ha usado y abusado de la idea de que las discusiones políticas son algo deplorable o sucio, ha convertido a la enseñanza de la historia del país y la formación ciudadana en una moneda de cambio con la oposición.

Esto pone de manifiesto la falta de sustento pedagógico de la medida pues en un momento parece sostenerla a ultranza y en otro le parece canjeable por votos parlamentarios. En una materia tan seria como es la educación y en un sector tan complejo de estudiar como el que se ocupa de las sociedades en el tiempo y el espacio, se requiere de un comportamiento serio y responsable y no piruetas oportunistas que además se ocultan denostando la actividad política.

Es aquí donde se hace evidente el poder de la transparencia. En efecto los documentos que el CNED ha debido hacer públicos en cumplimiento de la ley no sólo ponen en evidencia el desprecio por la opinión de los expertos consultados sino también plantean dudas acerca de la libertad con que ha actuado el Consejo. ¿Por qué razón este organismo no atendió las razones de los informes recibidos? ¿Por qué condiciona el apoyo a la propuesta ministerial al cumplimiento de una serie de observaciones? ¿En que medida el Ministro Lavín ha atendido  los puntos planteados por el CNED?

Resulta evidente que no existen fundamentos sólidos para persistir en una medida que a todas luces parece imprudente, desprolija y arrogante. Resulta evidente que el Consejo Nacional de Educación debe explicar por qué desatendió las recomendaciones de los cinco evaluadores, contratados por ese mismo organismo, para apoyar una medida que no se funda en buenos argumentos ni en evidencias confrontables. ¿Debemos suponer que el CNED no ha podido actuar con libertad e independencia? Si así fuese estaríamos frente a un gravísimo caso de abuso de poder y ante la crisis de una institución que tiene una muy alta responsabilidad con la sociedad chilena y con el futuro del país.

La falta de seriedad de la propuesta de la Unidad de Curriculum y Evaluación del Ministerio, en el sentido de reducir  horas de un sector en beneficio de otros, es tal que un día se pueden tener tres horas y al día siguiente cuatro según lo que digan los parlamentarios opositores. Frente a este comportamiento de quien tiene el poder pero no la autoridad contamos con una ciudadanía cada vez más conciente de sus responsabilidades sociales y con mecanismos que velan por el comportamiento trasparente que de garantías frente a la corrupción, los abusos o los simples caprichos.

La situación generada por el Consejo para Transparencia y el ex ministro de defensa es una señal alentadora de que pude imperar la responsabilidad y la claridad  de sentido en el actuar público. Lavín hace unos días prometió la restitución de las horas cercenadas y ahora, de modo oscuro y oportunista, condiciona esta promesa. Confiemos en el poder de las trasparencia y de su imperio en el CNED, en el Ministerio de Educación y en el país.

Claudio Rolle

Profesor Instituto de Historia

Pontificia Universidad Católica de Chile

Manifestación de Profesores de Historia en aniversario del Museo de la Memoria

14 ene

Nota publicada en el portal del Colegio de Profesores sobre la manifestación realizada el martes 12 de enero en el primer aniversario del Museo de la Memoria

En el primer aniversario del Museo de la Memoria, los maestros de Historia y Geografía alzaron la voz ante las autoridades por el ajuste curricular impuesto por el MINEDUC.

Este martes 11 de enero se cumplió el primer aniversario del Museo de la Memoria, ubicado frente al Parque Quinta Normal, el que fuera inaugurado en el gobierno de la ex Presidenta Michelle Bachelet.

El museo relata los trágicos y oscuros sucesos ocurridos durante la Dictadura Militar, pero también se alza como un monumento a los miles de chilenos asesinados, torturados y desaparecidos por el gobierno de Augusto Pinochet.

En ese contexto se hizo presente un grupo de profesores de Historia, quienes se manifestaron por la determinación del gobierno de Sebastián Piñera por el ajuste curricular, que elimina horas de esta asignatura para aumentar las horas de Lenguaje, Matemáticas e Inglés.

Los maestros se ubicaron en un sector de las tribunas con lienzos, pancartas y cantando la consigna “un pueblo sin historia, es un pueblo sin memoria”. Los asistentes al acto apoyaron a los profesores, quienes recibieron vítores y aplausos.

Caso contrario pasó con la llegada del Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien recibió un sinfín de abucheos por la concurrencia y exigieron a viva voz su salida del acto.

Luis Vicencio, Presidente del Magisterio Comunal Santiago y profesor de Historia, señaló que la actividad atendía la necesidad de expresar el repudio a las autoridades de gobierno por el ajuste curricular,  acción que perjudicará la memoria histórica de un país. “Recibimos los aplausos de la gente justamente porque no queremos este recorte impuesto, inconsulto. Quitar las horas de historia es querer borrar nuestro pasado, es dañar la democracia, es borrar nuestra propia identidad”, señaló el profesor Vicencio.

En la actividad también estuvieron presentes el ex Presidente Patricio Aylwin, la Directora Nacional del Magisterio, Silvia Valdivia, y contó con la participación de la Orquesta Sinfónica de Santiago y el grupo Los Jaivas.


CIPER Chile publica artículo sobre informes del CNED

11 ene

La semana pasada publicamos en nuestro blog los informes de especialistas que pidió el CNED ante la intención del MINEDUC de reducir las horas de historia, geografía, ciencias sociales y educación tecnológica. CIPER publicó ayer un artículo donde destacan lo que venimos demandando desde el inicio del movimiento: “pese a que la totalidad de los expertos consultados objetaron la propuesta del Mineduc, los integrantes del CNED terminaron aprobándola de manera unánime, aunque con ciertas observaciones”. Esperamos que otros medios de comunicación informen sobre estp, pues resulta inaceptable que las autoridades insistan en poner en práctica políticas educacionales teniendo informes que unánimemente las rechazan.

Reproducimos aqui el artículo escrito por CristóbalPeña  publicado en CIPER el 10 de enero de 2011.

Recorte de horas de historia se hizo pese a las críticas de los evaluadores consultados

Tras los polémicos recortes a las horas de historia y tecnología a favor de matemáticas y lenguaje, un movimiento de académicos y estudiantes universitarios solicitó acceso a los informes de expertos que tuvieron en cuenta los miembros del Consejo Nacional de Educación (CNED) para aprobar las modificaciones. Los resultados son curiosos: pese a que todos los expertos objetaron la propuesta del Ministerio de Educación, los miembros del CNED las aprobaron por unanimidad, aunque planteando ciertas observaciones. Los integrantes del citado movimiento han sostenido reuniones con autoridades del ministerio, a quienes les han escuchado decir que la cuestionada medida está en evaluación y podría ser retirada.

A fines de diciembre, mediante una petición de acceso de información pública, un grupo de profesores y docentes vinculados al Movimiento por la Historia, la Geografía y las Ciencias Sociales tuvo acceso a los informes de expertos solicitados por el Consejo Nacional de Educación (CNED) para dirimir acerca de la propuesta del Ministerio de Educación (Mineduc) que determinó reducir las horas de clases de esas materias en favor de matemáticas y lenguaje. El resultado de la solicitud permitió constatar un hecho curioso y controvertido: pese a que la totalidad de los expertos consultados objetaron la propuesta del Mineduc, los integrantes del CNED terminaron aprobándola de manera unánime, aunque con ciertas observaciones.

Los informes obtenidos a través de la Ley de Transparencia fueron publicados la semana pasada en el blog del citado movimiento y dan cuenta de una serie de inconsistencias en los cambios a los planes de estudio ideados por el Mineduc para los cursos de quinto básico a segundo medio.

Cinco son los informes evaluadores despachados por expertos y que fueron consultados por los miembros del CNED. Los informes, identificados por números, coinciden en que la propuesta del Mineduc carece de un fundamento que la justifique y ponen en duda su efectividad y coherencia.

Como señala el evaluador 4, “la fundamentación del nuevo plan de estudio propuesto para los niveles de 5° básico a 2° medio es incompleta y ligera. Sólo se justifican los cambios de los subsectores de lenguaje, matemáticas e inglés (…) No hay explicaciones que den cuenta del por qué de su disminución y, por ello, las medidas aparecen arbitrarias y, por lo tanto, resultan difícil de evaluar”.

En la misma línea, el evaluador 3 repara en que “en nuestro país los(as) alumnos(as) tienen una carga horaria total superior a los países del OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), lo que nos demuestra una inefectividad importante en el uso del tiempo escolar”.

Sobre el fondo de los cambios a los planes de estudio, uno de los informes señala inconsistencia en la decisión de reducir horas en el sector de las ciencias sociales. Esto considerando que el propio Ministerio de Educación ha determinado que las habilidades menos trabajadas por el sector corresponden a aquellas vinculadas al desarrollo del pensamiento crítico. “Estas actividades requieren de más tiempo, no menos, para desarrollarse plenamente y su buen desarrollo implica un esfuerzo contextualizado”, indica el evaluador 4.

Un argumento complementario entrega el evaluador identificado con el número 2, quien advierte que “el sector se basa en una compleja articulación entre adquisición de contenidos y desarrollo de habilidades y actitudes, que requiere de mucho tiempo pedagógico, tal como se desprende del análisis sintético que hemos presentado del marco curricular”. Frente lo anterior, “las exigencias del marco curricular del sector difícilmente pueden ser logradas disponiendo de sólo tres horas semanales para su enseñanza”.

Dos de los evaluadores también cuestionan la factibilidad de la propuesta. En el caso del evaluador 1, previniendo que la implementación de los cambios sólo sería posible en establecimientos con jornada escolar completa. De lo contrario, generaría “una brecha entre quienes tienen la oportunidad de estudiar en este tipo de colegios y quienes no”. El evaluador 5, en tanto, señala que las medidas del Mineduc “generarán un impacto en el mapa laboral en el cual se desenvuelven los docentes de nuestro país”.

Los cambios a los planes de estudio habían sido presentados en una primera instancia al CNED en julio y rechazados en septiembre. Pero sólo tres días después del rechazo, el Mineduc ingresó una nueva propuesta que resultó aprobada con una serie de observaciones recogidas de los informes de los expertos. La respuesta a estas observaciones aún no han sido dadas a conocer por el ministerio respectivo.

La iniciativa generó una fuerte resistencia de la comunidad académica y derivó en la creación del Movimiento por la Historia, la Geografía y las Ciencias Sociales, que agrupa a profesores y estudiantes universitarios. Mediante diversas acciones, como la solicitud de información pública sobre los informes de los expertos consultados por el CNED, este movimiento ha conseguido mantener la atención en el tema y ser escuchado por las autoridades del Mineduc. A fines de diciembre sus representantes se reunieron con el ministro Joaquín Lavín, quien se habría comprometido a revisar la medida. A fines de la semana pasada, en una nueva audiencia, la representante de la Unidad de Currículo y Evaluación, Loreto Fontaine, habría refrendado las intenciones del ministro.

Patricio Bernedo, director del Instituto de Historia de la Universidad Católica y uno de los representantes del movimiento que estuvo presente en ambas reuniones, dice que “si bien uno se puede equivocar, al menos yo estoy razonablemente optimista, pues se nos dijo que había disponibilidad para revisar la medida”.

Esa disponibilidad del ministro también puede servir como carta de negociación para conseguir la aprobación de los cambios a la educación impulsados por el gobierno y que actualmente son discutidos en el Congreso, pues ha sido una de las exigencias hechas por los parlamentarios opositores.

Hablemos de Historia, Hablemos de Futuro

10 ene

Hablemos de historia, hablemos de futuro. Campaña ciudadana para evitar el recorte de horas de clases en Historia, Ciencias Sociales y Educación Tecnológica. No es un tema para especialistas, es un problema ciudadano. Infórmate. Participa.

Delfina Guzman

Francisco Melo

Nicolas Copano

Aldo Schiappacasse

Bastian Bodenhofer

Claudia Perez

Paola Volpato

Cristian Campos

Carta abierta de profesores de Liceos Municipales de Santiago a las autoridades

9 ene

Santiago, diciembre de 2010

Carta abierta a las Autoridades

Estimados/as Señores/as:

Junto con saludarles, como profesores del área de las Ciencias Sociales tenemos a bien representar nuestra opinión sobre la propuesta gubernamental de disminuir el tiempo escolar del plan estudios para la formación de los y las estudiantes en el sector de Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

El sector de aprendizaje de Historia, Geografía y Ciencias Sociales constituye un conjunto de disciplinas complejas en si mismas, tan o más amplias que las denominadas Ciencias Naturales, e irremplazables en su dimensión científica y en su aplicación didáctica al aula. Es por esto que aumentar las horas de algunos subsectores de aprendizaje, en perjuicio del sector de Historia, Geografía y Ciencias Sociales no responde a una planificación que asegure necesariamente el mejoramiento de los aprendizajes,  por el contrario, generará un grave  daño  a un área del conocimiento que tiene como especificidad la multiperspectiva social de la realidad mediante: el fortalecimiento de la valoración de la persona humana con derechos y deberes;  la formación ciudadana en una sociedad que avanza hacia la participación voluntaria en la política formal;  la identidad nacional en un mundo que se globaliza; el conocimiento espacial en un país de sismos y volcanes; el desarrollo de una economía sustentable y sostenible para un país que quiere llegar al desarrollo material con respeto al medio ambiente;  y la comprensión del pasado para poder proyectar el futuro.

La Historia, la Geografía  y las Ciencias Sociales aportan una serie de conceptos insustituibles para la comprensión adecuada de la realidad temporal, espacial, económica, política, social y cultural. Resulta notable  verificar cuando nuestros alumnos y alumnas expresan adecuada y rigurosamente conceptos como república, constitución política, tectónica de placas o crecimiento económico, siendo este uno de los grandes aportes de las disciplinas sociales al desarrollo de habilidades en nuestros estudiantes. Indudablemente, sin una apropiación adecuada de estos conceptos la capacidad de interpretar y comunicar la realidad se vería seriamente limitada y contribuiría a un mayor empobrecimiento del lenguaje. Por tanto, el camino debe dirigirse hacia una mayor transversalidad de ambos sectores.

Una de las pocas razones que se ha esgrimido para la disminución de horas de Historia y Ciencias Sociales es porque “lenguaje y matemática son la esencia y base de la educación, y la verdad es que es difícil que nuestros estudiantes puedan avanzar rápido en los otros ramos si no tienen una buena base en lenguaje y matemática.”  (www.mineduc.cl, consultada 21 de Noviembre). Esta afirmación desconoce los procesos metodológicos con los que hoy se enseña el sector de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, ya que el trabajo cotidiano que realiza el profesorado de la asignatura consiste entre otros aspectos en la utilización de la comprensión lectora, la extracción de información explícita de textos, la inferencia y el análisis de distintos tipos de fuentes (sean éstas escritas o de cualquier otra forma de lenguaje como el artístico, musical y matemático, entre otros). Además, los profesores se apoyan en los textos que proporciona el MINEDUC y trabajan sus disciplinas aportando al desarrollo de los distintos subsectores mediante una metodología interdisciplinaria y transversal.

Pero,  existen además,  una amplia gama de habilidades cognitivas, referidas al manejo y aplicación de conocimientos propios de la disciplina de las Ciencias Sociales  que sólo se desarrollan en nuestra asignatura (En: Ministerio de Educación “Fundamentación del Ajuste a los marcos curriculares.” Junio 2009). Entre ellos, la comprensión temporal y espacial; la confrontación de distintas interpretaciones; los procedimientos de investigación propios de la ciencia social; y el análisis de la realidad desde una perspectiva histórica, geográfica, económica y política. Quizás, en su conjunto el no alcanzar a desarrollar estas habilidades, por la disminución de horas en el plan de estudios, no interfiera en otros sectores de aprendizaje, pero sí lesionará gravemente  la formación de nuestros alumnos y alumnas como futuros ciudadanos comprometidos con su sociedad y con su país.

La propuesta comete uno de los errores más frecuentes de la mayoría de los procesos de reforma educacional: suponer que un cambio en el currículo por si mismo determina  mejoras en los aprendizajes de los estudiantes. Plantear una hora de lectura en bibliotecas sin haber hecho una evaluación de las condiciones en que se encuentran los CRA es una manifestación de este error, cambiamos en el papel lo que es más caro cambiar en la realidad. Lo más probable será que se pierda una hora en Historia, Geografía y Ciencias Sociales  sin  ganar alguna efectivamente en Lenguaje.

Con la disminución a tres horas semanales de clases, como propone el gobierno,  no lograremos los aprendizajes esperados y necesarios del sector, pues el tiempo asignado impide realizar con eficacia el proceso de aprendizaje, ya que si más tiempo fuese efectivamente mejor calidad, como lo supone la autoridad,  afirmación altamente cuestionable, necesariamente menos es peor. La reducción equivale a dejar de aprender y enseñar un y medio año escolar de la actualidad, sin tomar en cuenta que bajo el ajuste curricular no existen reiteraciones de contenidos, así lo que no se aprende hoy no se aprenderá mañana.

Medidas como esta, generarán un currículo reduccionista y básico centrado en estructuras vacías, abandonando como nación la formación de ciudadanía, de identidad, con multiperspectiva y conocimiento científico de la realidad, cuestiones vitales para una sociedad democrática, pacífica, justa, eficiente e integrada al mundo.

¿Por qué no buscar otras formas de fomentar el aprendizaje del lenguaje y la matemática?

No hay experiencia exitosa en el mundo que pase por la merma de los estudios sociales. ¿Por qué disminuir el tiempo y la formación de los y las estudiantes en un área que está evaluada por pruebas SIMCE y PSU?, muchos de nuestros jóvenes dependen de la calidad de estos aprendizajes específicos para la continuidad de sus estudios superiores.

¿Cuál es la teoría que sustenta esta decisión? ¿Dónde están los resultados de las consultas a los equipos técnicos de los centros educativos? ¿Dónde está el resultado del análisis de los intelectuales? ¿Cuál ha sido la coordinación con la formación de los docentes en las universidades? ¿Qué oportunidad de participación hemos tenido como ciudadanía y como profesionales de la educación?

Estas preguntas no han tenido respuesta.

¿Por qué entonces, un sector de aprendizaje esencial en la formación de las personas y quienes nos desarrollamos  educando en las Ciencias Sociales debemos pagar los costos de esta decisión?

Una reforma educacional debe ser un proyecto global de Estado, legitimado por sus integrantes, que nos una en el país que  queremos y no un conjunto de medidas  que dependan de cada gobierno de turno. Creemos que no se han tomado en cuenta elementos de contexto de cada realidad y de su efecto profundizador de las brechas sociales existentes, poco o nada se ha dicho de la educación parvularia, ni del sistema de educación superior, nada se ha dicho sobre la posible escasez de profesionales en el área de matemáticas con el consiguiente peligro de habilitar docentes no especialistas y echar por tierra la idea de  mejorar la calidad de las prácticas educativas, tampoco se ha evaluado el efecto sobre la oferta de carreras, tomando en cuenta que la matrícula en Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales es una de las más numerosas del mercado.

Debemos recordar, que el sector de Historia, Geografía y Ciencias Sociales se ha visto mermado desde la implementación de  la Reforma educativa a partir de los años 90, con la desaparición de asignaturas específicas de  Economía y Educación Cívica, la disminución horaria en el plan de estudios y la opcionalidad de su evaluación en la Prueba de Selección Universitaria. Nuestro norte es recuperar el sitio que le corresponde a las Ciencias Sociales y su enseñanza en el proyecto de país que se construye conscientemente a través de la educación.  Creemos así en la Educación, una Educación  Pública,  entendida como aquella que se hizo cargo, a lo largo nuestra historia, y debe volver hacerlo, de la misión de construir Nación.

Solicitamos a ustedes, como autoridades y referentes de opinión, que planteen su posición frente a las autoridades políticas y la población en general, ya que estas medidas constituyen políticas públicas de un alcance incalculable, que se pretenden aplicar sin debate educativo, justificación técnica, consulta a los actores,  ni acuerdos. Es así, como no existe una ciudadanía informada de la verdadera dimensión de estas medidas y de los vacíos no abordados.

Una de las medidas urgentes que pedimos es rechazar la disminución horaria del sector de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, manteniendo al menos el tiempo disponible actual de cuatro horas semanales en el plan de estudios común para la educación de todos los y las estudiantes en nuestro país, pues el daño en la formación de ellos  y ellas será irreparable.

Con la certeza que vuestra decisión cautelará la formación integral y social de nuestros niños y jóvenes, a través de la educación que permita aportar al país ciudadanos reflexivos capaces de participar activamente en el desarrollo de nuestra nación, se despiden a vuestra disposición

PROFESORES Y PROFESORAS DE HISTORIA, GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES

ESCUELAS Y LICEOS MUNICIPALES DE SANTIAGO.

Comisión de Representantes:            profesoresdehistoriastgo@gmail.com

Fernando Araya Bello                                     Jefe Departamento Cs. Sociales Instituto Nacional.

Gaspar Donoso Quintana                                Jefe Departamento C. Sociales Liceo N°1 Javiera Carrera.

Osvaldo Valenzuela Parra                              Profesor Escuela Salvador Sanfuentes.

Juan Fernando Jauré Ramírez                       Profesor Liceo Nº1 Javiera Carrera.

María Esperanza Bonifaz Muñoz                  Profesora Liceo de Aplicación.

Juan Carlos Madrid Castro                             Profesor Liceo Manuel Barros Borgoño.

José Miguel Neira Cisternas                          Profesor Liceo Confederación Suiza.

Ve el listado de profesores adherentes a la carta aqui

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 132 seguidores